viernes, 13 de abril de 2012

Capitulo 10: Selva


Ya he conseguido escapar de aquel desierto cristalino, ahora empiezo a divisar algo de vegetación, es muy tímida y pequeña como si le diera miedo salir a mi paso. A cada paso que doy las plantas se van haciendo más y más grandes, me van envolviendo por todos los lados, de todos los colores y aromas imaginables.

Susurran los posibles caminos que debería tomar hacia mi destino, algunas solo me insisten a pararme y formar parte de la selva, sumirme en un sueño eterno. Otras sin embargo me dicen que siga y me olvide de mi objetivo, que ya habrá otras oportunidades a las que aferrarme, siempre hay oportunidades nuevas, nuevos retos que superar. Pero yo no quiero hacer eso, estos sabios arboles no tienen ni la mas mínima de idea de lo que quiero, yo voy a seguir y claro que saldré de esta subversiva y coaccionadora selva.

Todavía no veo la luz, las hojas la atrapan nada mas llegar a tocarlas y me hayo en un limbo lumínico, del que desgraciadamente no puedo casi ver mas allá de mis pasos, inciertos, cuidadosos, nunca se sabe si alguien anterior a mi pasó por aquí antes y dejo trampas para los desarraigados y nómadas de la vida como yo.

De repente una corriente de aire me golpea de frente, es bastante frio para estar en una selva tropical, pero en este mundo incierto nunca se sabe…


"Amigos. Nadie más. El resto es selva."


"We must be over the rainbow."

3 comentarios:

  1. Estaba sentado en el bosque.Era una tarde de otoño y la niebla me había rodeado hacía un largo rato ya.Pero yo, acorazado en mi mente tejí un mundo donde esa niebla no podía llegar.
    ¡Qué bien se estaba allí dentro!
    Poco a poco, empecé a sentir el frío de la niebla, las tinieblas del ambiente y sobre todo noté la soledad que todo envolvía.La persona con quien había venido había desaparecido sin dejar apenas su rastro, un mísero recuerdo feliz en aquel triste lugar.
    Recordé istorias de túneles y gente buscando su luz y eso hizo que mi miedo creciera aún mas.
    ¿Por qué tenía que estar tan solo en aquel lúgubre lugar? ¿no había sufrido bastante ya?
    A lo lejos divisé un rayo de luz, una esperanza.Quizas...quizas no sea demasiado tarde aún.Iré en tu busca y saldrè de éste bosque de agonia, soledad, árboles caídos.

    ResponderEliminar
  2. El guerrero de la luz contempla la vida con dulzura y firmeza.

    Está ante un misterio, cuya respuesta encontrará un dia. De vez en cuando se dice a si mismo: “Pero ésta vida parece una locura”.

    Tiene razon. Entregado al milagro de lo cotidiano, nota que no siempre es capaz de prever las consecuencias de sus actos. A veces actúa sin saber que está actuando, salva sin saber que está salvando, sufre sin saber por que esta triste, se equivoca sin darse cuenta de sus fallos. Y trata de remediarlo y mejorar.

    Si, esta vida es una locura. Pero la gran sabiduría del guerrero de la luz consiste en elegir bien su locura.

    ResponderEliminar
  3. A esto me ha recordado tu entrada, a esta secuencia. Entrégate a la locura que tu elijas, como el guerrero de la luz que eres. yo también me considero. Un abrazo

    ResponderEliminar